Donde los notarios no llegan, en el siglo XXI. hay otros sistemas como el SMS de móvil con los que se puede.

Nos referimos en este caso a un ejemplo muy concreto, aquellos casos en que empresarios individuales o empresas han concedido un poder a favor de una persona/as que ya no se encuentran en la empresa o simplemente ya no tenemos confianza en esa persona, y para evitar posibles problemas, queremos revocar dicho poder notarial.

También  se dan poderes notariales a familiares, amigos, socios, abogados… igual que se dan, se deben revocar (aunque no sea frecuente).

¿Qué es un poder?: Un documento público autorizado por un notario por el que una persona física o jurídica designa a otra persona como su representante para que mediante la exhibición de la copia autorizada del poder, actúe en su nombre en determinados actos o negocios jurídicos. Adicionalmente, algunos de los poderes autorizados por las empresas, deberán ser inscritos en el Registro Mercantil.

¿Se puede revocar un poder? En cualquier momento, tramitando ante notario la revocación de dicho poder, solicitando al representante la devolución de la copia autorizada, notificando al apoderado su revocación y en su caso, inscribiéndola en el Registro Mercantil.  Pero si no quiere, o no sabemos dónde está, o no nos acordamos de lo que hicimos (que sorprendentemente suele suceder)… Es muy importante que además de la revocación ante notario y la inscripción en el Registro Mercantil, se realice correctamente la notificación al apoderado, dejando siempre constancia de la revocación para evitar que se aplique el 1738 del Código Civil que declara válido lo hecho por el apoderado que ignora la extinción del poder.

¿Cómo lo comunicamos? Si conocemos el domicilio o ya no trabaja en nuestra empresa, el primer medio que se nos ocurre es el burofax, pero además de los altos costes de este medio, las estadísticas muestran que el 78% de los casos de recogida de burofax son negativos, alegando así que nunca supo el contenido, por lo que además de un medio costoso, finalmente existe una alta probabilidad de que resulte ineficaz.

¿Y si no conocemos el domicilio de la persona que revocamos el poder? Nada puede hacer el notario al no poder comunicarlo personalmente. Pero estamos en el siglo XXI y no es de recibo que este sea el final: “no se puede”.

Tanto si conocemos el domicilio, como si no, podemos comunicarlo fehacientementecon el teléfono móvil, mediante un prestador de servicios de confianza, por el que conseguiremos revocar el poder mediante un texto SMS, adjuntando en dicho SMS la escritura de su revocación y por supuesto, tendremos certeza del envío, de la entrega y de la descarga del documento.

Para informarse sobre un prestador de servicios de confianza: http://www.coloriuris.net

Comment