En las operaciones de compra-venta de sociedades es habitual encontrarnos que los compradores exigen a los vendedores pasar por un proceso de “due-diligence” para conocer la situación de la Sociedad en los aspectos financiero, fiscal, legal y laboral, principalmente, con el objetivo de establecer un precio de la transacción y conocer las posibles contingencias en los distintos aspectos.

 

Es por ello que es muy recomendable no afrontar estos procesos de “due-diligence” sin preparación previa y encontrar sorpresas que en muchos casos podrían llegar incluso a las negociaciones o implicar fuertes garantías y ajustes en el precio.

 

Desde el grupo Alcázar tratamos este tipo de proyectos como un acompañamiento a corto/medio plazo con un equipo de los distintos departamentos, en el que prestamos especial énfasis a las distintas etapas, de las que destacamos de manera resumida, un análisis previo de los aspectos más destacados y que serán revisados en una futura due diligence desde los puntos de vista financiero, fiscal, legal y laboral, establecimiento de medidas correctoras y objetivos, revisión del plan de negocios incluyendo los objetivos establecidos y realización del presupuesto con su seguimiento periódico.

Es muy importante que la optimización de la Sociedad se realice de manera anticipada, con el punto de vista de profesionales de las distintas áreas y con más de un año de antelación para que los estados financieros muestren los resultados del proceso de optimización de una manera estable y consolidado.

Comment