¿Qué son?

Las hipotecas multidivisa son un producto donde el cliente contrata un préstamo hipotecario en euros, pero las cuotas de amortización de préstamo y el cálculo del capital se calculan periódicamente en unas divisas diferentes, ya sean yenes, francos suizos, dolares u otras divisas diferentes.

¿Cómo funcionan?

En este marco, nos podemos encontrar dos situaciones:

-          La divisa de referencia se aprecia frente al euro, lo que supondrá que necesitaremos pagar más euros al cambio para pagar las cuotas fijadas en la divisa en cuestión, por lo que la hipoteca nos resultará más cara.

-          La divisa de referencia se deprecie frente al euro, lo que supondrá que necesitamos pagar menos euros al cambio para pagar las cuotas fijadas en la divisa en cuestión,  por lo que la hipoteca nos resultará más económica.

¿Cuál es la problemática?

El banco en todo momento debe de informar correctamente de los riesgos que tiene el cliente al contratar una hipoteca multidivisa, proporcionando al cliente ejemplos de escenarios perfectamente posibles, positivos y negativos, para que este hubiera podido conscientemente aceptar o rechazar los riesgos, y si no lo hace se puede reclamar la nulidad de cláusulas multidivisa del préstamo hipotecario, del contrato, relativas a la divisa extranjera, de manera que se integre el contrato de préstamo, dejándolo en euros, y descontando las amortizaciones e intereses pagados, como si hubiese sido un préstamo hipotecario normal.

Nulidad

La clase de nulidad que se puede dar en estos contratos con el cliente hipotecario no es porque afecte al equilibrio de las prestaciones y al principio de buena fe, sino por la falta de información en su redacción, que impida al consumidor "conocer el funcionamiento económico de la cláusula" ante un producto considerado complejo por el Tribunal Supremo.

Al tratarse de un instrumento financiero muy complejo el cliente tiene el derecho de reclamar la falta de información por parte de los bancos. En este sentido, en este tipo de reclamaciones hay que tener en cuenta todas las circunstancias personales de cada caso.

¿Qué se puede reclamar?

En este tipo de contrato hipotecario se puede reclamar la nulidad parcial, consiguiendo la nulidad de la cláusula en la que se establece el cálculo de los intereses.

De esta forma, la cantidad adeudada por los demandantes seria el saldo vivo de la hipoteca referenciado a euros, resultante de disminuir al importe prestado la cantidad amortizada hasta la fecha, también en euros, en concepto de principal e intereses y que las amortizaciones deben realizarse también en euros, utilizando para ello algún otro índice señalado en la hipoteca o pactando con la entidad otra alternativa.

Nombre y Apellidos *
Nombre y Apellidos

Comment